Iniciar sesión
¿has olvidado tu contraseña?

Nuestro enfoque, vuestro cuerpo

Desde siempre nos encargamos del restablecimiento del equilibrio. Lo hacemos no solo sin contrarrestar los normales procesos fisiológicos del organismo con el solo objetivo de eliminar los síntomas, sino enfrentándonos a las causas que están en la raíz y garantizando un alivio de las sintomatologías más comunes a través de un enfoque a 360°.

SELECCIONA TU PETICIÓN

5e8da3b3b77a4775049179

Aparato urogenital femenino

El aparato urogenital femenino está compuesto por un complejo y delicado conjunto de Órganos que se encuentran muy cerca y que podemos dividir en dos grupos: el aparato genitalâ y el aparato urinario

Analizando anatómicamente el aparato genital, yendo desde la parte interna hacia la parte externa, lo primero que encontramos son lo ovarios, es decir, las gónadas femeninas, cuya función es producir y madurar la célula huevoâ (gameto femenino) y la secreción de hormonas sexuales. Los ovarios están conectados al Útero a través de las trompas de Falopio. El Útero es un Órgano que se encuentra entre la vejiga y el recto, formado por un grueso estrato muscular (miometrio) y por una mucosa interna (endometrio); su función es acoger a la célula huevo fecundada y permitir el desarrollo del feto. El endometrio se modifica cí­clicamente para que la célula fecundada se pueda anidar, si no hay fecundación la mayor parte de la mucosa se desprende (menstruación) para volverse a reconstruir en el ciclo sucesivo.

En la parte más externa se encuentra la vagina que parte desde el cuello del Útero y se abre en la vulva, es decir el conjunto de los genitales externos femeninos que comprenden el pubis o monte de Venus, los labios menores y mayores y el clí­toris

A la altura de la vulva se encuentra, además del clí­toris, el meato uretral, que es la parte más externa del aparato urinario. Las ví­as urinarias humanas están formadas por un conjunto de Órganos huecos que forman un “conducto” que inicia dentro del riñón y continúa a través de tubos delgados llamados uréteres (mayores y menores), llega hasta la vejiga y termina en la uretra que llega hasta la parte exterior.

Como todas las mucosas del organismo, también aquellas que revisten las paredes de los Órganos y de los conductos del tracto urogenital están colonizadas por una flora bacteriana benéfica que las protege de las agresiones de patógenos. Son muchos los factores que contribuyen a debilitar la flora bacteriana fisiológica de esta delicada zona antomica y que dan lugar a la proliferación de patógenos: el factor principal es una alimentación incorrecta rica en azúcares y carbohidratos, el abuso de fármacos, pero también el simple uso de jabones í­ntimos demasiado agresivos y ropa interior de materiales sintéticos y muy adherentes. Por la cercaní­a anatómica de los dos aparatos es fácil intuir que en caso de infección de uno de ellos, el otro sufra también las consecuencias.

Esta es la razón por la cual muchas veces, se pasa de una infección en el tracto urinario a una infección vaginal y viceversa. Resulta entonces de fundamental importancia, en primer lugar, preservar la flora bacteriana fisiológica con una alimentación adecuada, con jabones que respeten la mucosa de esta zona anatómica y que, al mismo tiempo, puedan prevenir la colonización de dicha zona por parte de patógenos, y en segundo lugar, en casos de infecciones, es importante contar con remedios naturales eficaces que resuelvan, en forma definitiva y sin efectos secundarios, los diferentes problemas que se presenten.

La Cándida albicans es un organismo unicelular perteneciente a la familia de los hongos. Es un saprofita, es decir, se nutre de resiudos orgánicos que se forman como resultado de los procesos digestivos.
En particular, se alimenta de los productos derivados del metabolismos de los carbohidratos. En condiciones normales, con un sistema inmunitario equilibrado, convive tranquilamente con el individuo, habitando en las mucosas de los órganos de la digestión, en particular el intestino delgado, sin causar ninguna molestia. En estas condiciones la Cándida albicans se presenta bajo la forma de levadura, inocua y no invasiva, caracterizada por su conformación a esporas redondeadas que se agrupa en diminutos cúmulos. Pero la cándida está dotada de dimorfismo, es decir, tiene la capacidad de transformarse en otra cosa, que resulta ser patógena e invasiva. En efecto, en determinadas condiciones la cándida se ramifica y le crecen tentáculos, llamados hifas, que se entrelazan y forman complicados retículos y asume la conformación del moho.
De este modo invade el espacio que le corresponde a la flora bacteriana intestinal fisológica, obstaculizando su proliferación e impidiendo que cumpla con su función de protección y limpieza de residuos y toxinas. Es así que la cándida puede ser la responsable de numerosos problemas intestinales (alitosis, meteorismos, estipsis, diarrea, colitis). Y no termina aquí. Los tentáculos del moho tienen la capacidad de penetrar a través de la mucosa intestinal y de infiltrarse hasta los vasos sanguíneos y linfáticos profundos, alterando la permeabilidad selectiva intestinal y predisponiendo el organismo a infecciones y alergias.

Una mucosa intestinal no selectiva se deja atravesar fácilmente por residuos no digeridos y por toxinas, sustancias éstas que habrían tenido que ser expulsadas y que, en cambio, terminan en el flujo sanguíneo y desatan una intoxicación.

FACTORES QUE CREAN PREDISPOSICION

En general la transformación de la forma inocua a la forma invasiva se verifica cuando el organismo esta débil y pierde su capacidad de control de la cándida, que es un organismo “oportunista” y se aprovecha de al situación. Los factores que llevan al debilitamiento de las defensas del organismo son múltiples, entre ellos: una alimentación rica en alimentos refinados y pobre de nutrientes, los contaminantes ambientales y alimentarios, las amalgamas dentales que contienen mercurio, el estrés, el uso/abuso de fármacos (especialmente antibióticos), la píldora anticonceptiva.
Con respecto a la alimentación, cabe destacar que la cándida se nutre de azúcares, por lo tanto una alimentación rica en carbohidratos (especialmente los refinados) favorece su desarrollo. Otros factores que crean predisposición son patologías como la diabetes y las condiciones inmunosupresoras (enfermedades autoinmunes, cáncer, tratamientos de quimioterapia y radioterapia, uso de cortisónicos)

CANDIDA VAGINAL

Después de la invasión intestinal de cándida, las mucosas de los organos genitales se convierten en un terreno donde puede proliferar fácilmente. La incidencia es mayor en la mujer; los vaivenes hormonales, la píldora anticonceptiva, la higiene incorrecta o demasiado agresiva pueden alterar los mecanismos naturales de defensa de la mucosa vaginal llevando a vaginitis caracterizadas por ardor, picor, molestias o dolor y perdidas malolientes (cándida vaginal episodio agudo). Si los factores que predisponen a esto (alimentación, fa’rmacos, etc) no cambian, es facil tener recaídas (cándida vaginal recidivante).
El varón no está exento de la candidiasis genital, tanto a causa del origen intestinal de la patología como por el hecho de que la cándida se transmite a través del contacto sexual. Por lo tanto es indispensable curar también a la pareja de la mujer que esté afectada por este tipo de vaginitis, de lo contrario volverán a infectarse los dos despuês de cada coito.

El tratamiento de la cándida vaginal con la medicina convencional

La medicina convencional ofrece tratamientos farmacológicos a base de antimicóticos de síntesis que apuntan a eliminar el hongo, con una determinada potencia y una acción negativa para el organismo (pensemos, por ejemplo, en los antibióticos fuertes que atacan la flora intestinal dejándola gravemente alterada después del tratamiento) pero que descuidan totalmente el restablecimiento de las condiciones fisiológicas ideales típicas de un organismo sano.
Además puede causar fenómenos de resistencia y el debilitamiento de la flora fisiológica bacteriana crea un terreno fé’rtil para continuas recaídas. Si no se tienen en debida consideración estos aspectos, se corre el riesgo de una recaída de cándida intestinal o vaginal ya que permanecen las causas y los factores que permitieron la primera invasión (depresión inmunológica , alimentación incorrecta…). Por lo tanto es necesario recurrir a un tratamiento terapéutico que logre tener bajo control el desarrollo de la cándida albicans sin causar ulteriores daños al organismo a nivel de las mucosas sino que, por el contrario, lo ayude a restablecer su equilibrio natural.

La naturaleza te ayuda para resolver la cándida vaginal

El tratamiento natural y eficaz

La cándida vaginal es una afección muy común en el mundo occidental y ya ha sido ampliamente comprobada su relación con la candidiasis intestinal y sistémica. Recordemos que, efectivamente, la “verdadera casa” de la Cándida es la mucosa del intestino delgado, mientras que la localización vaginal puede ser considerada como una “residencia momentánea”.
La cándida vaginal puede ser particularmente tenaz y difícil de resolver, como afirman millones de mujeres afectadas por continuas recaídas. Esto es aún peor si el tratamiento utilizado tiende a empeorar las condiciones generales, debilitando aún más las defensas del organismo y predisponiéndolo a continuas recaídas.
La naturaleza puede, una vez mas, ser una gran ayuda, gracias, en este caso, a las extraordinarias propiedades del Extracto de semillas de Pomelo (GSE), cuya eficacia contra la cándida ha sido confirmada por numerosos estudios y aplicaciones.

GSE y cándida vaginal

Los resultados obtenidos sobre la eficacia del Extracto de semillas de Pomelo (GSE) contra más de 100 cepas de levaduras y hongos, incluídas varias cepas de cándida y la Cándida albicans, han puesto en evidencia que el GSE es el remedio por excelencia para la candidiasis vaginal y sistémica.
Su eficacia y rapidez de acción, unidas a su particularísima característica de no alterar en forma signifivatica la flora microbiana intestinal, como lo confirma un estudio publicado en el «Journal of Orthomolecular Medicine» n° 3 Vol. 5 de 1990, hacen de él un remedio realmente extraordinario para controlar la proliferación patógena de la cándida y llevarla al estado de saprofita, inocuo para el organismo.
Ya nos hemos referido a la importancia que una microflora intestinal sana y equilibrada tiene para todo el organismo, tanto en relación a la eficiencia del sistema inmunitario como a la adecuada defensa del organismo contra cualquier tipo de infección, incluída la cándida. El GSE entonces, por su acción directa (contra la cándida) e indirecta (como refuerzo del sistema inmunitario a partir de la creación de un terreno intestinal mas reforzado) constituye un remedio natural muy válido para resolver el problema de la cándida, protegiendo la flora fisiológica y, por consiguiente, reforzando las defensas del organismo.

Al respecto, citamos algunas de las innumerables experiencias exitosas de médicos de diferentes nacionalidades en el uso del GSE:

El Dr. Leo Galland (New York) cuenta que de sus 297 pacientes afectados por la candidiasis intestinal, 295 se han curado gracias al GSE: “He reconsiderado realmente el valor del uso del GSE en mi práctica médica: El GSE non es tóxico. En este último año he utilizado el GSE en el tratamiento de parásitos intestinales y de candidiasis múltiple con resultados excelentes. En el tratamiento de la candidiasis ha sido tan eficaz como la nistanina, el ácido caprílico y otros antifúngicos. Muchas personas sensibles a los fármacos toleran muchísimo mejor el GSE que otros preparados antifúngicos. Y pude curar muchos pacientes con candidasis crónica que ya no toleraban ningún tratamiento. En la infecciones intestinales producidas por protozoos (Giardia lamblia y Entamoeba histolytica) el GSE ha sido más eficaz que el metronidazolo y otros antiprotozoarios.”

En Monterrey (México), en estudios de la Universidad Autónoma de Nuevo León, el GSE ha dado óptimos resultados en el control de la Cándida albicans vaginitis. Se le pidió a 20 mujeres afectadas por la cándida vaginal que se hicieran duchas vaginales con GSE cada 12 horas durante 3 días consecutivos. La edad de las mujeres oscilaba entre los 22 y los 44 años y tenían una vida sexual activa. El Dr. Luis E. Todd indica que: “15 mujeres se curaron después de la primera aplicación, 4 después de la segunda y la última después de la tercera aplicación”.

El Dr. Jeffrey Anderson, de Mill Valley (California) afirma: “Como especialista en medicina del ambiente e inmunología tengo un gran número de pacientes con candidiasis intestinal crónica y parasitosis protozoarias ocultas. He descubierto en el GSE un excelente agente antifúngico gracias al cual he obtenido excelentes resultados en el tratamiento de pacientes con candidiasis intestinales crónicas y he obtenido también buenos resultados con ciertas infecciones producidas por protozoos. Parece que no tiene efectos secundarios ni ningún tipo de toxicidad. Seguiré usando, y usaré cada vez más, este producto.”

El Dr. David Bayley, de North Vancouver (Canadá) declara: “Después de haber tratado durante muchos años pacientes con estomatitis y candidiasis intestinal he descubierto que el GSE es verdaderamente eficaz para resolver este tipo de problemas, además, no tiene contraindicaciones. Tiene una eficacia comparable a la nistanina.”

Por todas estas consideraciones, el GSE representa la base de un tratamiento extraordinariamente eficaz para resolver definitivamente las tipicas afecciones recidivantes. La mejor solucion prevve la combinacion de GSE con otros principios activos vegetales que actuan en sinergia para:

  • Contrarrestar directamente la candida a nivel intestinal
  • Favorecer la colonizacion de la flora bacteriana intestinal fisiologica
  • Contrarrestar a nivel local la candida vaginal y restablece el equilibrio autodefensivo de la mucosa vaginal.

La naturaleza puede ayudarte con

Extracto de semillas de Pomelo: como ya hemos puesto en evidencia, los resultados obtenidos confirman la eficacia del Extracto de semillas de Pomelo (GSE) contra mas de 100 cepas de levaduras y hongos, incluida la candida albicans, lo cual, junto con las evidencias comprobadas en la aplicacion del mismo, confirma que el GSE es el remedio por excelencia para resolver la candidiasis veginal y sistemica. La asociacion con otros principios activos específicos, tanto para uso oral como sistémico, refuerzan la eficacia y la rapidez de acción del GSE.

Tabebuia: originaria de la selva amazónica, se la conoce también como Lapacho, Araguaney, Tacoma, ejerce una poderosa accion antimicótica y es una ayuda muy válida contra la cándida. Se utiliza la corteza de la planta que ese muy rica en compuestos quinónicos.

Romero: pertenece al género Labiatae, rico de ácido romérico y ursólico, ejerce una accion antimicótica confirmada por numerosos estudios y aplicaciones por lo cual resulta útil en el tratamiento de infecciones de hongos del género cándida.

Uncaria: originaria de Sud América, la Uncaria (de la cual se utiliza la corteza) ha revelado una poderosa eficacia como reguladora del sistema inmunitario. Su uso lleva a un aumento de la resistencia del organismo a las infecciones y mejor ala respuesta en caso de afecciones en curso.

Fructooligosacáridos: fibras prebióticas particularmente útiles para favorecer la adecuada colonización intestinal por parte de la flora fisiológica, contrarrestando indirectamente la proliferación intestinal de la cándida. Dada la importancia de combatir ante todo la cándida a nivel intestinal/sistémico y con el objetivo de obtener resultados duraderos, lo más indicado para vehicular estos principios activos son unas prácticas tabletas deglutibles cuyo dosaje dependedrá del tipo de tratamiento: para un episodio único, para recidivas o para efectuar un ciclo de prevención.

Favorecer la recolonización de la flora bacteriana inestinal fisiológica.

Supercepa de Lactobacillus acidophilus: el Lactobacillus acidophilus es el antagonista fisológico de la cándida a nivel del intestino delgado: quando este último está superpoblado por colonizadores acidófilos no queda más espacio para una proliferación patógena de la cándida. La Supercepa de Lactobacillus acidophilus es el fruto de una meticulosa selección entre unas 200 cepas conocidas de Lactobacillus acidophilus, esta Supercepa ha demostrado una especial predisposición para inhibir las infecciones de hongos, incluída la cándida. Puede resultar muy útil, entonces, para aquellas personas afectadas por una excesivaprliferación micótica (resistente o recidivante).

Las particularidades de la Supercepa son:

  1. Seguridad de uso: La acidophilus es una cepa originaria del tracto intestinal humano (sucesivamente desarrollada en cultivos adecuados, sin ningún tipo de alérgenos); ha sido aprobado por la EFSA (European Food Safety Authority), lo que confirma su seguridad de uso, y está depositada en el ATCC (American Tipe Culture Collection) con la sigla SD 5212.
  2. Optima sobrevivencia en el ambiente ácido del estómago. Numerosos estudios confirman que más del 90% de L.acidophilus supera indemne la barrera gástrica y la de los ácidos biliares. Debido a esta característica de la cepa, las cápsulas que lo contienen no necesitan gastro-protección.
  3. Adhesión a la mucosa intestinal. La estrecha afinidad entre L. Acidophilus La 14 y las células de la mucosa intestinal impide que se arraiguen los microbios (patógenos y oportunistas) y determina el contacto prolungado con el tejido linfoide de la mucosa misma (GALT, Gut Associated Lymphoid Tissue) favoreciendo la modulación de la respuesta inmunitaria.
  4. Inhibición de los patógenos. La L.acidophilus , gracias a su capacidad de producir ácido láctico, aumenta el nivel de acidez del intestino inhibiendo el crecimiento de los patógenos, tanto de aquellos responsables de infecciones uro-genitales (Escherichia coli, Proteus, Enterococcus, Candida albicans) como de la Salmonella y del Estafilococo.
  5. Resistencia natural a los antibióticos, segura, no transmisible.La peculiaridad de esta cepa, única en su tipo, es su intrínseca resistencia a los antibióticos. En estudios recientes se ha comprobado que el crecimiento de L. Acidophilus no se inhibe aunque contemporáneamante se esté realizando una terapia antibiótica y presenta una buena resistencia frente a las principales categorías de antibióticos utilizados. Este tipo de resistencia es una característica natural e intrínseca de la cepa misma, que otras bacterias no pueden adquirir por lo que nos es transmisible a otras cepas microbianas. Esta resistencia natural resulta de fundamental importancia ya que garantiza todas las propiedades benéficas del probiótico y, al mismo tiempo, la absoluta seguridad de que esta resistencia no se transmite a otras cepas bacterianas potencialmente peligrosas. Análoga capacidad de sobrevivencia se ha verificado en relación a diferentes tipos de AINE. La L. Acidophilus es, entonces, segura y eficaz aún durante un tratamiento obligatorio con fármacos.
  6. Importancia del sobrenadante. La L. Acidophilus ofrece un terreno de cultivo naturalmente sin alérgenos. Esto permite que pueda ser liofilizado. Util, en cuanto es muy rico en compuestos antimicrobianos, vitaminas, enzimas, antioxidantes e inmunoestimulantes, y también como un protector natural para la sobrevivencia de los lactobacilos y la formación de colonias en el intestino.
  7. Ausencia de alérgenos derivados de la leche, de la soja y del gluten. 8) Cápsulas 100% vegetales sin ningún tipo de gelatina animal.

Fructooligosacáridos: fibras prebióticas particularmente útiles para favorecer una adecuada colonización intestinal por parte de la flora fidiológica, contrarrestando indiractamente la proliferación intestinal de cándida.

Lo más indicado para vehicular estos principios activos por vía oral son cápsulas 100% vegetales. En cada cápsula la cantidad declarada de células vivas de Lactobacillus acidophilus es nada menos que de 10.000 millones Las cápsulas están conservadas dentro de un packaging innovador que, por su sistema de barrera antihumedad, permite mantener en el tiempo una tasa de humedad relativa inferior al 10% lo cual asegura una óptima conservación y vitalidad del producto durante todo el período de shelf-life del mismo. Este es un óptimo complemento tanto para la prevención como para la solución de las afecciones, se aconseja una única dosis diaria.

Contrarrestar a nivel local la cándida vaginal y restablece el equilibrio autodefensivo de la mucosa vaginal.
La naturaleza puede ayudarte con

Extracto de semillas de Pomelo: como ya hemos puesto en evidencia, los resultados obtenidos confirman la eficacia del Extracto de semillas de Pomelo (GSE) contra mas de 100 cepas de levaduras y hongos, incluída la cándida albicans, lo cual, junto con las evidencias comprobadas en la aplicación del mismo, confirma que el GSE es el remedio por excelencia para resolver la candidiasis veginal y sisté’mica. La asociación con otros principios activos específicos, tanto para uso oral como sistémico, refuerzan la eficacia y la rapidez de acción del GSE.

Caléndula: pertenece a la familia de las asteráceas y es originaria de Europa, Nordáfrica y Asia medioriental. Es un importante emoliente, desinfectante y antiinflamatorio tanto para la piel como para las mucosas. Los poliacetilenos, los ácidos fenólicos, los polisacáridos y los saponósidos triterpenos contenidos en la planta ejercen una acción antiinflamatoria, antiséptica y desinfectante, que inducen la actividad leucocitaria y por consiguiente producen un rápido efecto desinflamatorio

Aloe vera: pertenece a la familia de las aloáceas, es una planta que prefiere los climas cálidos y secos. Sus componentes característicos son los polisacáridos que ejercen notables propiedades emolientes, cicatrizantes y lenitivas a nivel de la piel y de las mucosas. Su fitocomplejo es, además, rico en sustancias con acción antiinflamatoria, antimicótica y analgésica como las sales minerales (entre ellas potasio, sodio, hierro, cobre y cromo), vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B12, C y E, aminoácidos esenciales y no esenciales, ácidos orgánicos, fosfolipidos.
Lactotbacillus sporogenes e acidophilus: para restablecer el equilibrio autodefensivo de la flora microbiana del ambiente vaginal y así contrarrestar la proliferación de la cándida a nivel de la mucosa de la zona íntima

Acido láctico: en condiciones de equilibrio, la flora microbiana produce naturalmente ácido láctico el cual mantiene un pH vaginal fisiológica en 5-5.5, valores ideales para contrarrestar los patógenos y favorecer el equilibrio natural autodefensivo de la mucosa. El ácido láctico se usa, entonces, para regular el pH fisiológico natural. Para una acción directa a nivel de la mucosa vaginal, los principios activos descriptos se vehiculan en una solución específica para duchas vaginales.

Una composición análoga a la de las duchas vaginales se utiliza también para la formulación idónea para la higiene íntima, garantizada por un tensioactivo delicado (Sodium Lauroyl Sarcosinate). Tanto para la zona íntima externa femenina como masculina. Se aconseja el uso de estas formulaciones tanto en casos de problemas agudos o recidivantes, como para la prevención y la higiene íntima cotidiana.

La naturaleza puede ayudarte con

Carragenina: es un prometedor inhibidor de infecciones virales producidas por HPV, HSV-2 y HIV. La carragenina se extrae de algas rojas típicas de la costa rocosa del Atlántico septentrional, es un polisacárido rico en sales de calcio, potasio, sodio y magnesio. Considerada la alternativa vegetariana y vegana a la gelatina (¡que es siempre de origen animal!) se la utiliza en numerosos preparados ginecológicos con la función de lubricante. Recientemente se han comprobado sus funciones inhibidoras de los virus de transmisión sexual más comunes y conocidos (HPV, HSV-2 e HIV). Varias investigaciones han puesto en evidencia su actividad antiviral, en particular contra el papiloma virus (HPV).
En efecto, se ha podido comprobar que la presencia de la carragenina impide que las partículas virales infecten las células y se reproduzcan ya que inhibe la ligazón de los viriones con los carriers presentes en las membranas celulares. En particular, el virus HPV se aprovecha de un complejo disacarídico, el heparán sulfato, para introducirse dentro de la célula e infectarla. La carragenina, imitando la estructura del heparán sulfato se liga con los viriones e impide el ingreso de los virus en las células de la mucosa vaginal. Gracias a esta funcionalidad, muchos consideran la carragenina como una alternativa válida, y mucho más segura, a la vacuna contra el HPV cuyos riesgos para la salud, tanto en edad prepuberal como en la edad fértil, están a la vista de todos. La acción protectora de la carragenina ha sido demostrada también en relación al virus Herpes Simplex de tipo 2 (HSV-2), responsable del herpes genital y del tan temido HIV, responsable del Sida.

Extracto de semillas de Pomelo: Es bien sabido que el Extracto de semillas de Pomelo (GSE) posee notables propiedades antimicrobianas de amplio espectro, confirmadas por laboratorios de todo el mundo. Numerosos estudios han desmostrado que el Extracto de semillas de pomelo actúa contra más de 800 cepas bacterianas, múltiples viurs y más de 100 cepas de levaduras y hongos, incluída la cándida albicans. A su eficacia se une, además, su extraordinaria propiedad de “selectividad”, es decir, el GSE actúa contra los patógenos sin agredir la flora microbiana fisiológica, protectora de las mucosas de la zona íntima (Flora di Döderlein).

Aceite de Tea Tree: el aceite que se obtiene de las hojas de la Melaleuca alternifolia posee un fitocomplejo rico de sustancias terpénicas con importantes propiedades antibacterianas y antimicóticas. Por lo tanto ejerce una acción específica contra los microorganismos que pueden causar afecciones en la zona íntima. En particular, se ha comprobado su eficacia contra varias especies de Cándida (Candida albicans, Candida glabrata), aún en casos de resistencia a los tratamientos convencionales.

Caléndula: Los extractos que se obtienen de la flor poseen tanto propiedades antimicóticas y antivirales de amplio espectro, como la capacidad de ejercer una acción lenitiva, emoliente y antiinflamatoria, gracias a su riqueza de flavonoides, triterpenos y mucílago, útiles en caso de irritaciones e inflamaciones de la zona íntima.

Aloe vera: El gel que se extrae de las hojas de la Aloe barbadensis, de reconocidas propiedades antimicrobianas, emolientes, lenitivas e antiinflamatorias resulta útil en caso de irritaciones y de inflamaciones de la mucosa de la zona íntima, otorgando un alivio inmediato y duradero.

Aceite de Enotera: Optima fuente de ácidos grasos polinsaturados de la serie Omega-6. Resulta útil para donar elasticidad a la mucosa, mejorando los síntomas de inflamación, irritación y picor y donando un alivio inmediato y duradero.

Lecitina di Soja: es un complejo de fosfolipidos, rico en ácidos grasos y fosfatidilcolina, que se obtiene a partir de las semillas de soja que no han sido modificadas genéticamente (no OGM). Estos fosfolipidos tienen la capacidad de formar micelas que tienen una elevada afinidad con las membranas de las mucosas vaginales y que engloban las moléculas activas de los principios activos vegetales. Esta propiedad favorece la vehiculación de los principios activos dentro de las mucosas y mejora su biodisponibilidad. De este modo facilita su rápida absorción y garantiza una eficacia mayor.

Aceite de Oliva: el aceite de primera presión en frío que se obtiene del fruto del olivo se usa tradicionalmente desde tiempos inmemoriales (ya era conocido al tiempo de los Egipcios). Y no sólo por su uso alimentario. También para uso tópico posee extraordinarias propiedades emolientes, antiinflamatorias, y antioxidantes ya que es rico en ácidos grasos, vitaminas A, D y E, fitoesteroles y polifenoles. Por lo tanto, además de ser un excipiente, ejerce una actividad nutritiva para las mucosas.

Aceite de Palma: otenido del fruto de la palma Elaeis guineensis, el aceite de palma es rico en ácidos grasos, vitaminas A y E. Gracias a esta composición resulta ser muy útil tanto en calidad de excipiente, como un indispensable elemento protector ya que posee notables propiedades nutritivas, hidratantes y emolientes que ejercen una acción benéfica en las mucosas de la zona íntima.

Todos estos principios activos se pueden vehicular en forma famacéuticas específicas para la aplicación vaginal. Las asociaciones de los principios activos descriptos, indispensables para un tratamiento resolutivo contra la cándida, pueden ser complementadas con ulteriores remedios específicos indicados para:

  • La higiene fuera de casa: toallitas húmedas embebidas en una solución a base de GSE, caléndula y ácido láctico confeccionadas en sobrecitos individuales, eficaces e idóneas en cualquier situación
  • La desodorización e higiene específica de la zona íntima: un práctico spray sin propelentes a base de GSE, caléndula, aloe, neem, ciclodextrinas y ácido láctico.
  • El tratamiento de las causas y de los síntomas de las afecciones vulvares: una delicada crema a base de GSE, Llantén, Castaño de Indias, Hamamelis, Caléndula, Aloe vera y Lecitina de soja.

CONSEJOS ALIMENTICIOS DURACIÓN DE LA DIETA: AL MENOS 2 MESES

ALIMENTOS QUE ES NECESARIO ELIMINAR

  • Azúcares: azúcar refinado blanco (es decir, sacarosa), integral, glucosa, maltosa, manosa, lactosa, galactosa, jarabe de arce, sirope de ágave, miel, melaza, chocolate, mermeladas, cremas, puddings, caramelos, productos de pastelería, jarabes de fruta, zumos de fruta, helados, bebidas azucaradas, etc.
  • Fruta con alto contenido de azúcares: albaricoques secos, ciruelas secas, higos (tanto secos como frescos), dátiles, pasa de uva, uva, caqui, pera, kiwi, banana, fruta en almíbar.
  • Cereales refinados: pan blanco, cereales refinados (sin el salvado y sin el germen), harinas “blancas”.
  • Alimentos ricos en levaduras y alimentos fermentados: pan, pizza, dulces, bollos, galletas, vinagre, cerveza, bebidas alcohólicas, vino, salsa de soja fermentada, tempeh, caldo de pastilla, ketchup, conservas en vinagre.
  • Leche (y todos los lácteos, incluído el yogur).
  • Carne (roja).
  • Huevos
  • Alimentos industriales (en general y con conservantes o refinados).
  • Café
  • Alimentos a los que se es intolerante o alérgico. Sal fina. Bebidas alcohólicas

ALIMENTOS QUE HAY QUE CONSUMIR CON CAUTELA

  • Carne blanca (biológica).
  • Alimentos con alto contenido de azúcar: patatas, castañas
  • Semillas oleaginosas (categoría de alimentos ricos en carbohidratos): nueces, avellanas, almendras, pistachos, cacahuetes, semillas de girasol y de calabaza.
  • Evitar el consumo excesivo de cereales con gluten: trigo, farro, avena, kamut, cebada, centeno y derivados, aunque sean integrales.
  • Té común y té verde.

ALIMENTOS QUE ES PREFERIBLE CONSUMIR, INTEGRAR E INCREMENTAR EN CASO DE AFECCIONES

  • Fruta y verdura biológica de temporada, por su fuerte acción antioxidante e inmunoestimuladora.
  • Cereales integrales o semicereales sin gluten (arroz, mijo, maiz, quinoa, amaranto, alforfón o trigo sarraceno).
  • Legumbres (lentejas, garbanzos, guisantes, soja, habas).
  • Aceites de primera presión en frío (oliva, cártamo, sésamo, cáñamo, lino, etc.).
  • Sal integral. Tofu, Yogur de soja (blanco y sin agregar azúcar).
  • Pescados pequeños y de mar abierto (dorada, sardinas, lubina, salmonete, caballa, etc.), sin exceder.
    “Leche” de soja (sin agregar azúcar), pétalos de quinoa y de alforfón; amaranto inflado.
  • Algas (Kelp)
  • Verduras: hinojo, apio, rúcula, col, repollo, brécol, repollo colorado, berza, rábanos, achicoria, alcachofas, cardos, escarola o radicheta, diente de león, tupinambo (este último en particular por su gran cantidad de inulina que favorece el desarrollo de la flora intestinal benéfica).
  • Por sus propiedades antimicrobianas y por su riqueza de inulina: ajo, puerro y cebolla.
    Fruta con poco contenido de azúcar: limones y pomelos, manzanas, fresas, frambuesas, cerezas.
  • Por su acción remineralizante: mijo, alforfón, arroz integral.
  • Por la riqueza de ácidos grasos poliinsaturados, entre otros el omega-3 (ácido graso esencial conocido por su capacidad de contrarrestar los estados inflamatorios): aumentar el consumo de aceite de lino, de cáñamo, etc.
  • Hierbas aromáticas: tomillo, romero, mejorana (con propiedades fungicidas), cebollino
  • Especias: comino, curry, canela, jenjibre

BEBIDAS

Agua: beber por lo menos 2 litros de agua al día, a temperatura ambiente y lejos de las comidas, prefiriendo aguas con residuo fijo inferior a 50 mg/litro y pH entre 6 y 7.

Bebidas: tisanas, centrifugados, zumos de cítricos, infusiones, té bancha (es preferible el kukicha, porque no contiene teína), té rooibos: no contiene teína y es rico en Vitamina C, Magnesio, Fósforo, Hierro, Zinc y Calcio. Kefir de agua (sin agregado de azúcar)

CONSEJOS DE CARACTER GENERAL

Cambiar con frecuencia la ropa interior. Lavarla a altas temperaturas y con desinfectantes específicos. Limitar el uso de indumentaria adherente o de tejidos sintéticos (priorida la ropa de algodón) y secarse muy bien la piel y las mucosas después de higienizarse.

Se aconseja el uso de profilácticos o, en su defecto, realizar una limpieza profunda des pués del coito para evitar que el líquido seminal (por su capacidad inmunosupresora y de alterar el pH) permanezca dentro de la vagina. Evitar lo más posible el uso de fármacos, tomarlos cuando sea extrictamente necesario, en particular los antibióticos (empobrecen la flora bacteriana intestinal y contribuyen el desarrollo de la Cándida), corticoides a base de ejercicio (deprimen el sistema inmunitario) y los anticonceptivos.

Hacer todos los días un poco de ejercicio (pasear por lo menos 20 o 30 minutos diarios) y evitar en lo posible estados de ansiedad y estrés. ¡Y pensar positivo!