Iniciar sesión
¿has olvidado tu contraseña?

Nuestro enfoque, vuestro cuerpo

Desde siempre nos encargamos del restablecimiento del equilibrio. Lo hacemos no solo sin contrarrestar los normales procesos fisiológicos del organismo con el solo objetivo de eliminar los síntomas, sino enfrentándonos a las causas que están en la raíz y garantizando un alivio de las sintomatologías más comunes a través de un enfoque a 360°.

SELECCIONA TU PETICIÓN

5e8da364b6242070043464

Aparato respiratorio

El aparato respiratorio es una estructura anatómica destinada principalmente a la respiración. Está constitui­do por diversos órganos que cumplen la función de tomar el aire del ambiente exterior, rico de oxí­geno, para llevarlo hacia el interior del organismo y, contemporáneamente eliminar el aire “ya respirado”, rico en anhí­drido carbónico, expulsándolo hacia el exterior. En el momento de la inspiración, los primeros órganos con los que el aire se pone en contacto son la nariz y la cavidad oral e, inmediatamente después, la faringe.

El paso del aire en las ví­as aéreas superiores o altas (así­ como se denomina a este conjunto de órganos) permite que el mismo se caliente y se transforme en vapor acuoso; de esta forma está listo para pasar en el segundo tracto del aparato respiratorio: las ví­as aéreas inferiores o bajas. Estas están formadas por la laringe y la tráquea las cuales transportan el aire inspirado hacia los bronquios, bronquiolos y alvéolos pulmonares. En esta sede anatómica se dan los intercambios gaseosos de oxí­geno y anhí­drido carbónico que son la base de todo el proceso de respiración.

El aparato respiratorio está muy conectado anatómicamente con el conjunto de músculos del tórax y con el diafragma, lo cuales permiten que la caja torácica se ensanche en el momento de la inspiración. Además de esta función respiratoria, que es la principal y fundamental, el sistema respiratorio tiene también otra función importante: mantener el equilibrio de la acidez de la sangre por medio de la regulación de la cantidad de anhí­drido carbónico en circulación. Todos los órganos que forman parte del aparato respiratorio están particularmente expuestos a los ataques de bacterias, virus u otros agentes nocivos. En efecto, éstos últimos pueden encontrarse en el aire inspirado entrando directamente en contacto con la nariz, la cavidad oral, la faringe, etc.

Cuando la mucosa de esta zona no está preparada para responder al “ataque” de los patógenos se pueden presentar toda una serie de afecciones como resfriado, faringitis, laringitis, hasta llegar a una bronquitis, pulmonitis, tuberculosis y asma. Si estas afecciones no se tratan adecuadamente (sobre todo faringitis, traqueí­tis y bronquitis) tienden fácilmente a volverse crónicas.

Es por esto que resulta de fundamental importancia contar con remedios que, respetando la fisiologí­a de estas mucosas, garanticen una cura eficaz y definitiva limitando el riesgo de recaí­das y evitando que se vuelvan crónicas.

Como consecuencia de un ataque por parte de un agente microbiano, generalmente bacteriano o viral, la mucosa del aparato respiratorio se inflama y la infección puede expandirse en profundidad hasta llegar a la mucosa que cubre la tráquea y los bronquios, dando lugar a traqueítis y bronquitis. Normalmente esto indica que el sistema de defensa está debilitado por un ataque microbiano particularmente fuerte o por una alteración de la clearance mucociliar (es decir, la capacidad del aparato respiratorio de expulsar sustancias irritantes o agentes patógenos atrapados en el moco por medio del movimiento ondulatorio de los cilios). Las mayor parte de las bronquitis se presentan fundamentalmente en invierno, aunque también son bastante comunes durante los cambios de temporada y últimamente a causa del uso masivo de aparatos de aire acondicionado durante el verano.
Pueden desarrollarse a partir de un simple resfriado o de otras afecciones virales de la nariz y de la garganta. Los virus más comunes son los adenovirus, los rinovirus y los coronavirus, los virus de la gripe A y B y los virus paragripales. Cuando la infección llega a la mucosa de los bronquios generalmente la tos se vuelve productiva, con presencia de flema viscosa que se vuelve cada vez más abundante.

Casi siempre esto indica la presencia de una sobreinfección bacteriana. La afección en el aparato respiratorio, desencadenada probablemente por un virus gripal, no se ha podido resolver y la acumulación de flema ha favorecido la proliferación de especies bacterianas complicando aún más los síntomas. Los síntomas típicos de la bronquitis son tos catarral intensa y fiebre alta que tiende a estabilizarse en 38-39 grados. En los pacientes asmáticos o alérgicos puede producirse de improviso un estrechamiento de las vías aéreas con la consiguiente dificultad respiratoria
La posibilidad de contraer una bronquitis aumenta a medida que el sistema inmunitario del organismo se debilita. La alimentación pobre de vitaminas y rica en azúcares y comida refinada, el estrés, el uso frecuente de medicinas (en particular, antibióticos y antiinflamatorios), hacen que el organismo quede más débil para enfrentar los ataques virales y las complicaciones bacterianas. También pueden contribuir intolerancias alimentarias a algunos alimentos, muchas veces no reconocidas. La intolerancia a la leche, por ejemplo, es una de las mayores responsables de los problemas respiratorios. Los lácteos no digeridos producen grandes cantidades de moco que pueden llegar hasta las vías respiratorias debilitándolas y provocando una tendencia a enfermarse.

El tratamiento de la bronquitis con la medicina tradicional

El tratamiento convencional de la bronquitis prevee la suministración de antiinflamatorios, antibióticos, antisépticos, jarabes para calmar la tos y la nebulización de soluciones para descongestionar las mucosas y los bronquios.
Como es bien sabido, el uso de fármacos a base de antibióticos, además de no resolver los síntomas del problema y de no tener ningún efecto contra las traqueítis de origen viral, tienen numerosas contraindicaciones : com mucha frecuencia lleva a una sensibilización y es el motivo por el cual surgen problemas de resistencia bacteriana. Por otra parte, los antiinflamatorios y las soluciones para nebulizar no resuelven definitivamente el problema ya que no actúan contra las causas de la infección microbiana. Es por esto que es importante contar con alternativas válidas para el tratamiento de la bronquitis, cualquiera sea su origen.

La naturaleza te ayuda a curar la bronquitis.

El tratamiento natural y eficaz

Para resolver la bronquitis la naturaleza puede ofrecernos una grande ayuda, empezando por el Extracto de semillas de Pomelo (GSE) cuya eficacia contra los virus y las bacterias implicados en estas inflamaciones de los bronquios ha sido confirmada por numerosos estudios y aplicaciones.

GSE y BRONQUITIS

La eficacia antimicrobiana del Extracto de semillas de Pomelo es de amplio espectro. Laboratorios y estudios de todo el mundo (incluída Italia), han confirmado que el GSE actúa contra muchas cepas virales, entre ellas las de los virus de la bronquitis (Rinovirus, Adenovirus, virus de la gripe) con resultados muy entusiasmantes; aún así, ulteriores estudios serán necesarios para descubrir mejor todas sus potencialidades. Además, los resultados obtenidos respecto de la eficacia del Extracto de semillas de Pomelo contra más de 800 cepas bacterianas confirman que el uso del GSE (tanto local como sistémico) contrarresta directamente las infecciones y mejora la eficiencia general del sistema inmunitario de defensa del organismo conta cualquier ataque microbiano.
Un estudio efectuado in vitro e in vivo sobre la microflora intestinal, publicado en el “Journal of Orthomolecular Medicine” Vol.5 n° 3 de 1990, demuestra que el GSE, en diferentes concentraciones, es eficaz contra microorganismos patógenos y que, además, es selectivo, es decir, no agrede la flora microbiana fisiológica, preserva las defensas naturales del organismo y no desarrolla resistencia bacteriana. Por lo tanto el GSE es óptimo y absolutamente seguro como remedio contra la bronquitis.

Por todas estas consideraciones, el GSE representa el eje de un tratamiento extraordinariamente eficaz contra la bronquitis. La asociación con extractos vegetales específicos permite desarrollar un remedio que a través de su mecanismo de acción debe preveer:

  1. una acción sistémica con un producto que esté en condiciones de contrarrestar la proliferación microbiana, tanto de naturaleza bacteriana como viral, y que refuerce las defensas naturales del organismo e impida las complicaciones

Este tratamiento, asociado a un sano estilo de vida (también alimentario), prevee el uso de remedios naturales utilizados en la tradición popular y cuya eficacia, confirmada por recientes estudios científicos, nos acercan más rápidamente a la solución del problema.

La naturaleza te puede ayudar con

Extracto de semillas de Pomelo (GSE)
El Extracto de semillas de Pomelo posee un amplio espectro antimicrobiano, demostrado científicamente con estudios y publicaciones de Laboratorios, Universidades e Institutos de todo el mundo. Su eficacia ha sido comprobada no solamente contra bacterias sino también contra hongos y numerosos virus y parásitos. Con respecto a su actividad antibacteriana, el GSE se ha demostrado activo contra unas 800 cepas bacterianas, tanto Gram + como Gram -. La fuerza de este «antibacteriano natural», en comparación con otros fármacos de síntesis, deriva también de su absoluta falta de toxicidad (L.D.50 = 5000 mg/Kg). Además de su notable eficacia e inocuidad , lo que lo hace absolutamente único es la selectividad; al respecto un estudio publicado enel“Journal of Orthomolecular Medicine” Vol.5 n°3 de 1990 ha demostrado que el GSE es activo contra cientos de bacterias patógenas mientras que es prácticamente inocuo contra bacterias fisiológicas, es decir, útiles para nuestro organismo. La selectividad del GSE es extraordinaria y única.
En efecto, la mayor parte de los antibióticos de síntesis no hacen distinciones y flagelan también la flora bacteriana fisiológica. Las propiedades del Extracto de semillas de Pomelo resultan particularmente interesantes si se considera, además, el problema creciente de la resistencia a los antibióticos de síntesis por parte de un número cada vez mayor de cepas bacterianas. Por el contrario, el GSE, en numerosos años de uso, no ha provocado resistencia en ningún tipo de cepa bacteriana. Todo esto hace pensar que, sin duda, el GSE representa una alternativa natural a los antibióticos tradicionales.

Equinácea purpúrea: los componenetes activos principales de la Equinácea purpúrea son el arabinogalactano y los flavonoides. El fitocomplejo de Equinácea purpúrea ejerce una fuerte acción antiviral contra los virus de la gripe: su mecanismo de acción inhibe el enlace del virus con el receptor celular, de este modo impide que entre en la célula. Por último, también la Equinácea purpúrea ejerce una acción inmunoestimuladora de la cual aún no ha sido identificado el mecanismo de acción, aunque se ha podido evidenciar que un polisacárido, el arabinogalactano, está en condiciones de regular la fagocitosis y la producción de linfocitos.

Equinácea angustifolia: el extracto que se obtiene de la raíz de la Equinácea está en condiciones de desacelerar la difusión de los gérmenes patógenos activando un mecanismo de defensa y, contemporáneamente , la actividad regeneradora de los tejidos. Los principales principios activos son las alquilaminas, los ésteres del ácido cafeico, la cinarina y varios polisacáridos. En particular, gracias al equinacósido, ejerce una acción antimicrobiana natural. La Equinácea angustifolia sostiene y promueve la resistencia natural del organismo previniendo ulteriores infecciones y recidivas y tiene también un importante efecto antinflamatorio. Ejerce, además, una acción descongestionante e inmunoestimuladora en el tratamiento de gripes, resfriados, enfermedades de invierno e infecciones microbianas de diferente tipo y naturaleza.

Melaleuca alternifolia: el aceite asencial de Melaleuca (Tea tree oil) posee extraordinarias propiedades antimicrobianas y antisépticas de amplio espectro, conocidas ya desde épocas remotas. Numerosos estudios e investigaciones realizadas en época moderna han confirmado estas propiedades fitoterapéuticas y han indicado el Tea tree oil como remedio para contrarrestar diversas infecciones microbianas, tanto bacterianas como virales (pero también de origen micótico) como son las que causan los principales problemas relacionados con las enfermedades invernales, los resfriados y demás. Además el Tea tree oil ejerce una potente acción antinflamatoria, utilísima para ayudar a resolver las infecciones en curso y para ayudar a las mucosas afectadas a restablecer, en breve tiempo, su equilibrio fisiológico.
La mejor forma de absorber estos principios activos es por medio de comprimidos deglutibles. Si se trata de niños es preferible la versión bebible que cuenta con una composición análoga a la de los comprimidos.

Las asociaciones de los principios activos descriptos, indispensables para un tratamiento efectivo contra la bronquitis, pueden ser ulteriormente coadyuvadas por remedios específicos indicados para:

Una acción de limpieza “selectiva” de la mucosa del cavo oral que desacelere la difusión de los gérmenes patógenos en los tejidos, y una acción defensiva local lenitiva para las mucosas y que active los procesos regeneradores: para el tratamiento y la prevención de los estados inflamatorios de la mucosa orofaríngea en casos de faringitis, amigdalitis, dolor de garganta, tos irritativa y para la protección del contacto con agentes externos como el frío, el humo, el smog, los polvos, son ideales unos comprimidos que se disuelven en la boca a base de GSE, Altea, Regaliz, Frambuesa, Equinácea, Astragalo y Jenjibre, aromatizados con aromas naturales.

CONSEJOS ALIMENTICIOS DURACIÓN DE LA DIETA: AL MENOS 40 DÍAS

ALIMENTOS QUE ES NECESARIO ELIMINAR:

  • Leche (y todos los lácteos, incluído el yogur).
  • Azúcares: azúcar refinado blanco (es decir, sacarosa), integral, glucosa, maltosa, manosa, lactosa, galactosa, jugo de arce, jugo de ágave, miel, melasa.
  • Alimentos a los que se es intolerante o alérgico.
  • Bebidas azucaradas, comida precocinada, dulces, golosinas y chocolatinas

ALIMENTOS QUE HAY QUE CONSUMIR CON CAUTELA

  • Cereales refinados (pasta, pan blanco y arroz brillado),
  • Patata, patatas fritas, maíz, palomitas y azúcar de caña

ALIMENTOS QUE ES PREFERIBLE CONSUMIR

  • verdura biológica de temporada.
  • Fruta rica en vitamina C y bioflavonoides (cítricos, kiwi, arándanos, cerezas, grosellas, frambuesa)
  • Cereales y pasta integral ( farro, kamut, arroz, quinoa, miglio, tapioca)
  • Pescados , carne blanca (biológica).
  • Aceites de primera presión en frío

AGUA

Beber por lo menos 2 litros de agua al día, a temperatura ambiente y lejos de las comidas, prefiriendo aguas con residuo fijo inferior a 50 mg/litro y pH entre 6 y 7.

CONSEJOS DE CARACTER GENERAL

Evitar el uso de fármacos que no sean estrictamente indispensables (especialmente antibióticos, cortisónicos, antiinflamatorios). Evitar en la medida de lo posible la ansiedad y el estrés. Evitar fumar activa o pasivamente. Mantener humidificado al punto justo el aire del entorno en que se vive (una humedad relativa del 40-60% es ideal). Evitar lo máximo posible la ansiedad y el estrés.