Iniciar sesión
¿has olvidado tu contraseña?

Todavía no estas registrado?

Regístrate

Alimentación saludable desde pequeños

634800a9cc6e0374526242

¿Sabías que las preferencias por una alimentación sana y el hábito de hacer ejercicio físico regularmente se consolidan en los primeros años de vida? Por eso, es muy importante enseñar a los más pequeños a alimentarse correctamente e invitarlos a practicar deporte.
Aquí están algunos de nuestros consejos alimentarios para los peques:

  • La fruta y la verdura son la base de una alimentación saludable y deberían formar parte de cada comida y tentempié. La variedad a la hora de elegirlas permite introducir correctamente sales minerales, vitaminas y antioxidantes, necesarios para el organismo. Además, también se garantiza un buen aporte de fibras, las cuales previenen el estreñimiento.

  • Las proteínas deben ser, principalmente, procedentes de fuentes vegetales (legumbres) y del pescado. Por tanto, es importante conseguir que los niños aprecien estos alimentos, de manera que pasen a formar parte de su menú.

  • Las mejores grasas son las insaturadas, presentes en el aceite de oliva virgen extra, en el pescado, en los frutos secos y en las semillas oleaginosas.

  • El intestino de un niño es más sensible que el de un adulto, por lo que se recomienda introducir los alimentos integrales gradualmente. Inicialmente, se pueden elegir productos semi integrales para, más adelante, llegar a una dieta principalmente a base de cereales integrales y sus derivados. 

Enseña a tu pequeño a quererse a sí mismo

634800a9cfb33753676191
  • El agua es el medio en el que se desarrollan todas las reacciones químicas del organismo, es el disolvente de las sustancias que circulan en nuestras células y vehicula hacia el exterior las sustancias de desecho. El cuerpo de un niño, aún más que el de un adulto, está constituido sobre todo por agua (entre el 60 y el 70 por ciento). Por tanto, es esencial que los peques aprendan a beber bastante, principalmente agua.

  • La leche materna, específica de nuestra especie, contiene todos los nutrientes en óptimas proporciones para el crecimiento, pero también sustancias enzimáticas y anticuerpos cuya función es aumentar las defensas inmunitarias. En cambio, la leche animal no es un alimento que sea apropiado integrar, y mucho menos necesario para el ser humano. De hecho, contiene una elevada cantidad de caseína (el 80% de las proteínas de la leche de vaca está formado por caseína, frente al 35% de la leche materna).

  • La caseína es una proteína difícil de digerir en el intestino humano: en contacto con los jugos gástricos, “cuaja” formando una masa compacta mucilaginosa que se pega y forra las paredes intestinales determinando, día tras día, el desarrollo de lesiones y de inflamaciones en las paredes intestinales, favoreciendo la disbiosis intestinal. Se pueden utilizar leches vegetales como las de arroz, almendra y soja, según el gusto del niño.